Historias de Patentes (XII) El GPS

Autor

Miguel √Ā. Mart√≠nez (Socio y Experto en Patentes y Marcas)

Publicado

30/06/2023

‚úćūüŹĽ El Global Positioning System, m√°s conocido como GPS, fue un desarrollo de la US NAVY, que adem√°s obtuvo una patente US3497807, en 1966, sobre lo que inicialmente llamaron sistema de sat√©lites multiprop√≥sito, que con el tiempo se ha convertido en un elemento indispensable y de uso generalizado en veh√≠culos; de hecho actualmente muchos modelos lo llevan incorporado.

También es habitual encontrar este sistema de georeferenciación en diversas aplicaciones instaladas en los Smartphone, para localizar de la posición del dispositivo y por tanto ofrecerle al usuario diversas opciones sobre lo que existe a su alrededor.

Como ha ocurrido en otros casos, este tipo de tecnología fue ideada para su uso en el ámbito militar, para detectar y determinar la posición de cualquier objeto alrededor de la Tierra.

Patente WO2004076977 del TOMTOM
Patente US3497807 GPS de la US NAVY

Este sistema de navegaci√≥n a trav√©s de mapas, sobre los que se marca la posici√≥n en todo momento, al tiempo que env√≠a al usuario indicaciones sonoras sobre la ruta a seguir, que previamente ha sido definida en el TOMTOM, fue patentado WO2004076977 por esta compa√Ī√≠a, en 2003. Se trataba de un dispositivo de navegaci√≥n con pantalla t√°ctil, que no era m√°s que una PDA (agenda electr√≥nica muy com√ļn entre los yupis de finales de los ‚Äô90) que implementaba una aplicaci√≥n de navegaci√≥n, pero que tuvo una gran difusi√≥n e implantaci√≥n a nivel mundial, aunque r√°pidamente fue superado por otras aplicaciones ya que su caracter√≠stica fundamental (expresada en la reivindicaci√≥n 1 de esta patente) tan solo hac√≠a referencia a que el usuario puede, tocando la pantalla, salir completa mente del mapa de navegaci√≥n en 2D o 3D a una pantalla de men√ļ que muestra una o m√°s opciones que, si se seleccionan a trav√©s de un toque adicional, acci√≥n, inician un nuevo c√°lculo para encontrar un desv√≠o apartado de la ruta planificada.

Como ha sucedido en otras muchas tecnolog√≠as y servicios, el tel√©fono inteligente (Smartphone) se ha convertido en asesino involuntario del TOMTOM, desde el momento que integra un receptor GPS y es capaz de implementar aplicaciones que permiten, no solo la navegaci√≥n en mapas descargables, si no tambi√©n de otras muchas funciones, como la localizaci√≥n de cualquier compa√Ī√≠a o direcci√≥n y navegar hasta el lugar elegido, conociendo previamente el estado del tr√°fico y en funci√≥n de √©l y de otros factores, la ruta m√°s id√≥nea.

Estos ‚Äúasesinatos tecnol√≥gicos‚ÄĚ siempre me recuerdan aquella canci√≥n ‚ÄúVideo Killed the Radio Star – El video ha matado a la estrella de la radio‚ÄĚ, pero en este caso con el final previsto: el TOMTOM ha sido uno de tantos cad√°veres de los muchos que nos ha dejado el tel√©fono inteligente en su imparable implantaci√≥n‚Ķ

Patente ES0218614 de Antonio Martín Santos
Patente WO2004076977 del TOMTOM

Esta historia sin duda que puede resultar interesante por todo lo comentado anteriormente, pero lo realmente sorprendente es que, contrariamente a lo que pod√≠amos pensar de que todos los sistemas de navegaci√≥n autom√°ticos se basa en las ‚Äúnuevas tecnolog√≠as‚ÄĚ, mucho antes de que los ordenadores dejaran de ser exclusivos de unos pocos, hubo un inventor espa√Īol que pens√≥ que era posible seguir una ruta en un mapa, con la ayuda de un dispositivo mec√°nico o electr√≥nico, que adem√°s lleg√≥ a desarrollar y a poner en pr√°ctica, aunque con escaso √©xito comercial, como sucede habitualmente en nuestro pa√≠s.

Este inventor, del primer ingenio de navegaci√≥n fue Antonio Mart√≠n Santos, un ingeniero industrial natural de Le√≥n, que patent√≥ en 1954-56 ES0218614, ES0225973, en Espa√Īa, Alemania, Suiza y algunos pa√≠ses m√°s, un dispositivo que √©l denomin√≥ ‚Äúauto-mapa‚ÄĚ.

El ‚Äúauto-mapa‚ÄĚ de Antonio Mart√≠n consist√≠a en un mecanismo con unas cintas que se desenrollaban a partir de un carrete para enrollarse en otro, y durante su recorrido pasaban por delante de una ventanilla a modo de pantalla en la que se pod√≠a apreciar el tramo de carretera por el que estaba circulando el veh√≠culo en ese momento.

Patente ES0225973, de Antonio Martín Santos

Los carretes se movían en combinación con elementos de transmisión de la velocidad del automóvil, como el cuentakilómetros, de manera que el coche circula a una velocidad directamente proporcional a la que avanza en el itinerario del mapa. El aparato estaba conectado por cable con la transmisión del vehículo y se instalaba en el salpicadero del coche, lo que sin duda recuerda a los modernos equipos de navegación.

Seg√ļn la narraci√≥n de su nieto, Jos√© Antonio Aldasoro Mart√≠n, su abuelo ide√≥ este sistema en el a√Īo 1954 cuando viajaba con su familia a bordo de un SIMCA 9 en direcci√≥n a Jerez de la Frontera, para visitar a su hija que se hab√≠a casado recientemente en la localidad gaditana. Despu√©s de muchos kil√≥metros recorridos, y al caer la noche, la familia se perdi√≥ en los alrededores de Sevilla. Aunque finalmente consiguieron encontrar la ruta correcta, el cabeza de familia, gran aficionado a los autom√≥viles y con una especial inquietud profesional, se dio cuenta de la necesidad de contar con un dispositivo que orientara al veh√≠culo por el itinerario deseado, sin la necesidad de tener que recurrir a los engorrosos mapas Firestone de la √©poca.

El invento tuvo cierta repercusi√≥n en los ‚Äúmedios‚ÄĚ de entonces y aparecieron referencias al mismo en varios peri√≥dicos, incluso en este NODO (el Youtube de la √©poca), en el minuto 00:34 de este documental se hace referencia a √©l, entre otras novedades de aquellos tiempos‚Ķ

Patente ES0225973, de Antonio Martín Santos